Mi carro

El interés de demora aplicable y exigible en las operaciones comerciales en el 2013

El interés de demora aplicable y exigible en las operaciones comerciales en el 2013 3.0 out of 5 based on 24 votes.

El Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, ha modificado la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales...

...determinando que, para el cálculo del tipo legal de interés de demora que el deudor está obligado a pagar, se amplía de siete a ocho puntos porcentuales el diferencial a sumar al tipo de interés aplicado por el Banco Central Europeo a su más reciente operación principal de financiación, efectuada antes del primer día del semestre natural de que se trate.

Esta modificación es de aplicación a partir del 24 de febrero de 2013, fecha de entrada en vigor del citado Real Decreto-ley 4/2013.

Mediante este aumento del tipo de interés de demora el Estado Español transpone uno de los mandatos de la Directiva Europea 2011/7/UE de lucha contra morosidad que obliga a los Estados miembros a fijar un interés legal de demora calculado al sumar ocho puntos porcentuales al tipo de interés aplicado por el Banco Central Europeo a su más reciente operación principal de financiación (este tipo de interés es el mínimo legal en defecto de acuerdo contractual). En consecuencia como este tipo de interés del BCE en 2013 era del 0,75 por ciento, el nuevo tipo legal de interés de demora a aplicar será el 8,75 por 100 anual.

En el primer semestre de 2013, el Ministerio de Economía y Hacienda adaptó al 8,75% el tipo legal de interés de demora aplicable a las operaciones comerciales según Directiva Europea 2011/7/UE de lucha contra morosidad.

En cumplimiento de lo establecido por el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero y la Directiva Europea 2011/7/UE, ha sido necesario modificar el tipo legal de interés de demora aplicable a las operaciones comerciales durante el primer semestre de 2013. En consecuencia, la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, dictó la Resolución de 27 de febrero de 2013, de la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, por la que se hace público el tipo legal de interés de demora aplicable a las operaciones comerciales durante el primer semestre natural del año 2013.

En consecuencia, a efectos de lo previsto en el artículo 7 de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, modificado por el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, el tipo legal de interés de demora a aplicar durante el primer semestre natural de 2013, en los periodos que se indican a continuación, será el siguiente:

a) Desde el 1 de enero hasta el 23 de febrero de 2013, ambos inclusive, el tipo legal de interés de demora a aplicar será el 7,75 por 100.
b) Desde el 24 de febrero hasta el 30 de junio de 2013, ambos inclusive, el tipo legal de interés de demora a aplicar será el 8,75 por 100.

Asimismo la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, determina que si el deudor no paga el día del vencimiento automáticamente deberá pagar el interés de demora fijado en el contrato y en su defecto el interés moratorio fijado por la ley.

Por consiguiente no hace falta contrato previo, aviso o intimación por parte del acreedor al deudor para el devengo del interés legal de demora. Consiguientemente no será necesario incluir en el contrato la obligación de pagar intereses de demora, ni hacer ningún requerimiento de pago o intimación al deudor, ni siquiera será necesario comunicarle que ha incurrido en mora.

La idea es que el moroso pague elevados intereses moratorios disuasorios y compensaciones por los gastos de cobro.

Puede observarse pues, que el artículo 7 de la Ley 3/2004 determina un tipo de interés legal de demora; no obstante hay que tener en cuenta que este tipo de interés tiene carácter subsidiario y sólo resultará aplicable en los casos en que las partes no hayan pactado un tipo de interés específico en el contrato ya que, al igual de lo que sucede con la determinación del aplazamiento de pago, los legisladores han querido nuevamente primar la autonomía de la voluntad de las partes contratantes, pero dejando la posibilidad de que el tipo de interés moratorio fijado en el contrato sea ulteriormente reconducido por los tribunales dentro de la facultad moderadora de éstos, si el tipo de interés contractualmente establecido fuera considerado como una cláusula abusiva en perjuicio del deudor.

Así las cosas, el tipo de interés legal de demora que aparece en el apartado número 2 del artículo 7 sólo se aplica en defecto de pacto del tipo de interés fijado en el número 1; este apartado indica que el tipo de interés de demora que deberá pagar el deudor será el que resulte del contrato.

Como hemos explicado, el nuevo tipo de interés legal de demora será el resultado de sumar ocho puntos porcentuales (+8%) al tipo básico de interés establecido por el Banco Central Europeo para sus principales operaciones de financiación (e.g. durante el año 2013 es del 8,75%).

No obstante en España son todavía una minoría los acreedores que reclaman los intereses de demora determinados por la LLCM puesto que según un informe presentado por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) solamente un 9% de las empresas españolas exige siempre a sus deudores el pago de los intereses de demora y un 12% los solicita a menudo; pero el 53% de las empresas no reclama nunca el interés moratorio devengado.

En consecuencia la mayoría de las empresas españolas no suelen percibir intereses de mora en caso de impago de las facturas.

El pago de intereses convencionales y moratorios

Las obligaciones de pago pueden generar el pago de intereses; estos intereses pueden ser de diversos tipos, a saber:

  • Convencionales que son los pactados por las partes y que retribuyen económicamente al acreedor. Los intereses se pactan en función a la cuantía y duración de la obligación.
  • Moratorios que son los que resarcen al deudor por el retraso en el pago de la deuda y son la indemnización de los perjuicios producidos por el cumplimiento tardío del moroso.
  • Punitivos son aquellos que se imponen como consecuencia de un procedimiento judicial de condena de pago de una cantidad líquida, se calculan incrementando 2 puntos el interés legal del dinero (4%+2% = 6% en 2012)
  • Interés legal es el que se establece en la Ley anual de Presupuestos Generales del Estado 4% (2013)
  • Interés de demora de la ley 3/2004 antimorosidad adaptado a la Directiva 2011/7/UE y al Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero = 8,75 % (24 febrero 2013)
  • Interés de demora de deudas tributarias = 5% (2013)

Tipo legal de interés de demora hasta el año 2013

Tipo de interés de demora a efectos de lo previsto en el artículo 7 de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en operaciones comerciales,

 

Año

Periodo por semestres naturales

%

Año 2006

Primer semestre

9,25 por 100

Año 2006

Segundo semestre

9,83 por 100

Año 2007

Primer semestre

10,58 por 100

Año 2007

Segundo semestre

11,07 por 100

Año 2008

Primer semestre

11,20 por 100

Año 2008

Segundo semestre

11,07 por 100

Año 2009

Primer semestre

9,50 por 100

Año 2009

Segundo semestre

8,0 por 100

Año 2010

Primer semestre

8,0 por 100

Año 2010

Segundo semestre

8,0 por 100

Año 2011

Primer semestre

8,0 por 100

Año 2011

Segundo semestre

8,25 por 100

Año 2012

Primer semestre

8,0 por 100

Año 2012

Segundo semestre

8,0 por 100

 Año 2013

Primer semestre hasta el 23 de febrero

7,75 por 100

 Año 2013

Primer semestre a partir el 24 de febrero

8,75 por 100

 

Tipo de interés aplicable al deudor en caso de demanda judicial marcado por la Ley de Enjuiciamiento Civil

El tipo de interés que debe pagar el demandado es el que se aplica en casos de ejecución de sentencia que condene al pago de cantidad líquida. El art. 921 de la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil, de 3 de febrero de 1881, establecía "Si la sentencia condenara al pago de cantidad líquida y determinada... serán considerados como cantidad líquida los intereses de una cantidad determinada, cuando se haya fijado en la sentencia el tanto por ciento o tipo, y el tiempo por el que deban abonarse". La Ley 77/1980, de 26 de diciembre, creó el art. 921 bis, de la Ley de Enjuiciamiento Civil, determinando que el tipo a aplicar en estos casos sería el tipo de interés básico o de redescuento fijado por el Banco de España incrementado en dos puntos.

Este artículo 921 bis fue sustituido por una nueva redacción del art. 921 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en virtud de la Ley 34/1984, de 6 de agosto, que establece: «cuando la sentencia condene al pago de una cantidad líquida, ésta devengará, en favor del acreedor, un interés anual igual al del interés legal del dinero incrementado en dos puntos, o el que corresponda por pacto de las partes o disposición especial».

Finalmente el artículo 576 de la nueva Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil, de 7 de enero, mantiene el interés anual calculado como el tipo de interés legal más dos puntos, salvo pacto de las partes o disposición especial de la Ley.

Igualmente hay que tener en cuenta que la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil indica en el Artículo 576 los Intereses de la mora procesal.

1. Desde que fuere dictada en primera instancia, toda sentencia o resolución que condene al pago de una cantidad de dinero líquida determinará, en favor del acreedor, el devengo de un interés anual igual al del interés legal del dinero incrementado en dos puntos o el que corresponda por pacto de las partes o por disposición especial de la ley.
2. En los casos de revocación parcial, el tribunal resolverá sobre los intereses de demora procesal conforme a su prudente arbitrio, razonándolo al efecto.
3. Lo establecido en los anteriores apartados será de aplicación a todo tipo de resoluciones judiciales de cualquier orden jurisdiccional que contengan condena al pago de cantidad líquida, salvo las especialidades legalmente previstas para las Haciendas Públicas.

Por tanto el artículo 576 de la nueva Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil, de 7 de enero, fija el interés anual calculado como el tipo de interés legal más dos puntos, salvo pacto de las partes o disposición especial de la Ley. La paradoja se da en que un deudor no demandado al que se reclama el interés de demora del art. 7 de la LLCM devenga en el 2013 un tipo del 8,75%, pero si se interpone una demanda judicial, la tasa de interés que reconoce el tribunal es de sólo el 6% (El interés legal del dinero queda establecido en el 4% + 2 puntos porcentuales = 6%).

El interés de demora en caso de impago de títulos cambiarios

En cuanto a los intereses moratorios relacionados con la legislación en materia de cheques, pagarés y letras de cambio, recordemos que vienen recogidos en diversos artículos de la Ley 19/1985, de 16 de julio, Cambiaria y del Cheque y que veremos a continuación.

En relación a la Letra de Cambio y al Pagaré impagados el artículo 58 dicta que:

El tenedor podrá reclamar a la persona contra quien ejercite su acción:

1. El importe de la letra de cambio no aceptada o no pagada, con los intereses en ella indicados conforme al artículo 6 de esta Ley.
2. Los réditos de la cantidad anterior devengados desde la fecha de vencimiento de la letra, calculados al tipo de interés legal del dinero incrementado en dos puntos.
3. Los demás gastos, incluidos los del protesto y los de las comunicaciones.

Por consiguiente se da la paradoja que si un acreedor reclama una factura impagada como hemos visto anteriormente, hoy en día puede exigir al moroso un interés de mora del 8,75% en aplicación del Artículo 7de Ley 3/2004, de 29 de diciembre. En cambio si exigen el tipo de interés moratorio del artículo 58 de la LCCH la tasa resultante es de 4%+2% = 6%. Es totalmente incoherente y absurdo que un acreedor que posea un documento cambiario tenga derecho a percibir menos intereses que el que no está en posesión de un título valor.

En relación al cheque el Artículo 149 establece que:

El tenedor puede reclamar de aquél contra quien se ejercita su acción:

  1. El importe del cheque no pagado.
  2. Los réditos de dicha cantidad, devengados desde el día de la presentación del cheque y calculados al tipo de interés legal del dinero aumentados en dos puntos.
  3. Los gastos, incluidos los del protesto y las comunicaciones.

Cuando la acción se ejercite contra el librador que hubiere emitido el cheque sin tener provisión de fondos en poder del librado, el 10 por ciento del importe no cubierto del cheque y la indemnización de los daños y perjuicios a que se refiere el último párrafo del artículo 108.

Vale la pena decir que la cláusula penal del 10 por ciento en caso de devolución de un cheque por falta de fondos en la entidad librada opera de forma automática, mientras que la indemnización de daños y perjuicios requiere la pertinente prueba de los mismos como carga de quien los reclame.

Consecuentemente en caso de cheque impagado, al acreedor le conviene más acogerse a su derecho de reclamar los intereses moratorios e indemnizaciones fijadas en la Ley 19/1985, de 16 de julio, Cambiaria y del Cheque.

Pere Brachfield, director de estudios de la PMCM y profesor de EAE Business School

Para una mayor información sobre el tema y actualizada a los últimos cambios legislativos de 2014 es aconsejable leer este artículo

3 comentarios

  • Aitor
    Aitor Jueves, 22 Agosto 2013 12:29 Enlace al Comentario

    Me gustaría saber cual es el interés máximo aplicable a un impago según la ley española.

    El tema es que trabajamos con una empresa que nos debe un importe X desde el 10 de este mes (es un pago único) y ya son 11 días de demora. En el contrato pone que tienen 10 días para pagarlo y pone que se aplicará el interés máximo permitido por la ley (que no tengo idea de cual es ya que soy nuevo en la empresa)..

    Alguién sabes de que % estaríamos hablando? y si se calcularía en base al día, semana o més?

    saludos y gracias

  • AAR
    AAR Jueves, 06 Junio 2013 17:37 Enlace al Comentario

    Lo que tenian que controlar son las comisiones abusivas, que te cobran en cualquier banco, comisiones por deuda vencida, y que no obedecen a ningun servicio prestado, es más de pagar el dia 5 a pagar el dia 6, te pueden cobrar 35 euros, automaticamente, sin haberte reclamado nada, eso es lo que hay que penalizar, el robo de los bancos a mano armada, y no te digo si tienes una hipoteca y tarjeta con un banco, y te retrasas 1 día, esas comisiones las doblan, eso sí te las cobran primero, y luego si llega para la hipoteca bien, si no a correr los gastos de demora, banquero chorizo a la carcel YA!!!,.

  • Maria Adiego
    Maria Adiego Martes, 02 Abril 2013 22:25 Enlace al Comentario

    Me parece harto interesante que los morosos, empiecen a pagar intereses más altos, ya que el tiempo y el coste de financiación por parte de las empresas a éstos, no cubre los gastos de gestión del recobro.
    No obstante, he de comentar, que desgraciadamente el moroso ha perdido el miedo a los intereses de demora, y alarga el pago en el tiempo y en el espacio con el único fin de no pagar, cerrando las puertas de un día para otro.
    Hay que endurecer más las condiciones contra los morosos, incluso me atrevería a decir, que deberían llegar a constituir delito si el tiempo excedido es el doble del que marca la Ley.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Nuestro "Twitter"