Mi carro

La prescripción extintiva de las obligaciones y de las deudas. Capítulo 9 de 10

La prescripción extintiva de las obligaciones y de las deudas. Capítulo 9 de 10 3.5 out of 5 based on 10 votes.

Pere Brachfield

El pago de una deuda prescrita

La doctrina y la jurisprudencia han establecido que si el deudor paga al acreedor una deuda que estaba prescrita, no puede reclamarle la devolución del importe abonado; en realidad el motivo no es porque exista una obligación moral de pagar las deudas, sino en la propia naturaleza y modo de funcionar de la prescripción extintiva. La prescripción no se produce de forma automática si no que se constituye como una excepción que debe hacer valer el deudor demandado y que se considere favorecido por la prescripción extintiva de su débito. Ahora bien si el deudor no se opone a la reclamación del acreedor, manifestando que la deuda está prescrita, el derecho de crédito del acreedor sigue legalmente vigente, por lo que lo pagado por el moroso es perfectamente lícito en cuanto el deudor ha cumplido con lo que realmente debía.

 

Ahora bien el cobro de deudas prescritas puede tener consecuencias para el acreedor; como botón de muestra, una sentencia de la Audiencia Provincial de León, de 7 de abril de 2009, señaló que el pago de recibos del agua prescritos para evitar el corte del suministro era un enriquecimiento injusto para la compañía.

La caducidad de las reclamaciones judiciales de deuda

La caducidad de derechos surge cuando la ley o la voluntad de las partes señalan un término fijo para la duración de un derecho, de tal modo que transcurrido ese plazo dicho derecho ya no puede ser ejercitado. La diferencia con la prescripción es que la caducidad del derecho está sometido a un plazo fijo de duración, que no puede ser interrumpido por la actuación del acreedor. Otra diferencia es que la caducidad en algunos casos puede ser convencional (acuerdo entre las partes). Asimismo la caducidad opera de forma automática extinguiendo el derecho de cobro y es declarada de oficio por el juez en cuanto éste se percate sin que sea necesario que el beneficiario la haya alegado.

Las  causas de caducidad vienen reguladas por el art. 236 y ss de la Ley de Enjuiciamiento Civil, LEC y en particular en el artículo:

Artículo 237. Caducidad de la instancia

Se tendrán por abandonadas las instancias y recursos en toda clase de pleitos si, pese al impulso de oficio de las actuaciones, no se produce actividad procesal alguna en el plazo de dos años, cuando el pleito se hallare en primera instancia; y de uno, si estuviere en segunda instancia o pendiente de recurso extraordinario por infracción procesal o de recurso de casación.

Estos plazos se contarán desde la última notificación a las partes.

El art. 518 LEC señala que la ejecución de sentencias prescribe a los 5 años desde la firmeza de la misma.

Artículo 518. Caducidad de la acción ejecutiva fundada en sentencia judicial o resolución arbitral. La acción ejecutiva fundada en sentencia, en resolución judicial que apruebe una transacción judicial o un acuerdo alcanzado en el proceso o en resolución arbitral caducará si no se interpone la correspondiente demanda ejecutiva dentro de los cinco años siguientes a la firmeza de la sentencia o resolución.

Asimismo el Código Civil establece con carácter general plazos de caducidad en materia de Derecho de obligaciones, que es de cuatro años para el ejercicio de las acciones de anulabilidad y rescisión de los contratos (arts. 1301 y 1299).

La prescripción de las deudas fiscales

Las deudas tributarias también pueden prescribir. Los artículos 66 y 189 de la Ley General Tributaria (LGT) dictan que la prescripción de las deudas relacionadas con impuestos se produce con carácter general a los cuatro años. En particular el artículo 66 b) de la LGT señala que el derecho de la Administración para exigir el pago de las deudas tributarias liquidadas y autoliquidadas prescribe a los cuatro años. Asimismo el artículo 67 de la LGT establece que dicho plazo de cuatro años comienza a contarse desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo de pago en período voluntario.

Además la Administración puede interrumpir el plazo de prescripción aplicando lo recogido en el artículo 68 de la LGT y que viene a decir que se interrumpe el plazo por cualquier acción de la Administración Tributaria realizada con conocimiento formal del obligado tributario, dirigida de forma efectiva a la recaudación de la deuda fiscal. Igualmente se interrumpe el plazo por la interposición de reclamaciones o recursos de cualquier clase, por las actuaciones realizadas con conocimiento formal del obligado en el curso de dichas reclamaciones o recursos, por la declaración del concurso del deudor o por el ejercicio de acciones civiles o penales dirigidas al cobro de la deuda tributaria, así como por la recepción de la comunicación de un órgano jurisdiccional en la que se ordene la paralización del procedimiento administrativo en curso. La interrupción de la prescripción también surge por cualquier actuación fehaciente del obligado tributario conducente a la liquidación o autoliquidación de la deuda tributaria.

Cuando se produce la interrupción del plazo de prescripción por cualquier de las causas expuestas, se iniciará de nuevo el cómputo del plazo de prescripción.

No obstante, una vez que venza el periodo de amnistía fiscal el 30 de noviembre de 2012, las deudas fiscales por tener cuentas o valores en el extranjero sin declarar no prescribirán y se imputarán al último periodo impositivo no prescrito. Esta fue una de las novedades que incluyó el plan contra el fraude aprobado en abril de 2012 por el Consejo de Ministros.

La prescripción de las deudas con la Seguridad Social

El artículo 21 de la Ley General de la Seguridad Social establece que prescriben a los cuatro años el derecho de la Administración para determinar las deudas cuyo objeto esté constituido por cuotas, mediante las oportunas liquidaciones, la acción para exigir el pago de las deudas por cuotas de la Seguridad Social, así como la acción para imponer sanciones por incumplimiento de las normas de Seguridad Social. Respecto de las obligaciones con la Seguridad Social cuyo objeto sean recursos de la misma distintos a cuotas, el plazo de prescripción será el establecido en las normas que sean aplicables en razón de la naturaleza jurídica de aquellas. Hay que tener en cuenta que la prescripción queda interrumpida por las causas ordinarias y en todo caso por cualquier actuación administrativa realizada con conocimiento formal del responsable del pago conducente a la liquidación o recaudación de la deuda y en especial por su reclamación administrativa mediante requerimiento de deuda o acta de liquidación.

Plazo máximo de seis años para que un registro de morosidad pueda mantener fichado a un deudor

El Reglamento de la Ley Orgánica de Protección de Datos promulgado en el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, dicta la responsabilidad en el tratamiento de datos de morosos.  El acreedor, o el responsable del tratamiento de la información, deberá asegurarse de que cualquier registro de un deudor fichado desparezca completamente de la base de datos una vez que hayan transcurrido seis años desde la fecha en que hubo de procederse al pago de la deuda o del vencimiento de la obligación o del plazo concreto si aquélla fuera de vencimiento periódico. Una vez eliminado el dato no puede quedar ningún rastro del afectado en el fichero de morosos. Ahora bien, la desaparición de los datos del moroso del registro de solvencia no implica que la deuda haya prescrito.

5 comentarios

  • jessika Lorena Mendoza Moreira
    jessika Lorena Mendoza Moreira Viernes, 01 Agosto 2014 06:44 Enlace al Comentario

    sali hace dos meses y medio de mi trabajo porque cesaron mis funciones como concejal, y como ahora somos servidores públicos gozamos de todos los beneficios de ley. Es el caso que aun no recibimos nuestro derecho de liquidacion. mi pregunta es en que tiempo prescribe el derecho de reclamar mi liquidación o es un derecho que no prescribe? agradezco la respuesta

  • Francisco Gontero
    Francisco Gontero Domingo, 30 Junio 2013 23:12 Enlace al Comentario

    Sr. se me reclama deuda por Servicios generales (alumbrado, barrido y limpieza) del Municipio de Tres de Febrero Bs As, estas son año 2001.02.03.04.05 (el País se encontraba en emergencia económica) (el ciudadano no) el reclamo me lo dejan debajo puerta, no por correo y no tiene firma. Estas deudas están prescriptas, en caso positivo, que debo hacer. Aclaro que hace 35 años soy dueño y vivo en esta propiedad, la cual tiene escritura como bien de familia, y no he cumplido por dificultad económica, estoy jubilado desde el año 2006 y estoy con juicio al Estado por reajuste jubilatorio. Le agradecería su consejo. Atte. Francisco

  • Pere
    Pere Lunes, 13 Mayo 2013 18:27 Enlace al Comentario

    Apreciada Laura, en relación a tu comentario, la prescripción es un modo de extinción de los derechos de cobro del acreedor por el transcurso del tiempo, o sea si el acreedor no realiza ninguna reclamación de la deuda durante un período determinado, se produce la prescripción extintiva de la deuda. El cumplimiento del plazo legal automáticamente atribuye al interesado la facultad de oponer la prescripción.
    Consecuentemente una vez ha transcurrido dicho plazo, el deudor puede oponerse a la obligación de pagar y el tribunal le reconocerá este derecho si se ha cumplido el plazo legal de prescripción y ésta realmente se ha consumado. Con todo, la jurisprudencia de los Tribunales Españoles, es constante en la afirmación del criterio restrictivo con que ha de ser interpretada ésta modalidad de extinción de las obligaciones.
    Lo más importante a tener en cuenta es que en el Derecho español la prescripción no se aplica de oficio por la Administración de Justicia, sino solamente a instancia del beneficiado, que debe alegarla durante el proceso judicial por la vía de una excepción. Si el deudor beneficiado alega la prescripción ganada, puede provocar la extinción definitiva del derecho de crédito y la consiguiente desestimación de la acción que lo ampara.
    La prescripción extintiva surge cuando transcurre de forma ininterrumpida todo el período de tiempo que dicta la legislación pues es fruto de la prolongada inactividad del acreedor. La idea central es que el acreedor puede evitar que prescriba su derecho de cobro si antes de que el plazo se haya agotado, realiza ciertos actos que interrumpen la prescripción y mantienen vigente el derecho de cobro y la acción que lo ampara. Hay que hacer notar que de acuerdo con el art. 217 de la LEC la carga de la prueba de la interrupción de la prescripción corresponde al titular del derecho de cobro bajo la regla general de que concierne a quien alega un hecho la carga de probar la certeza del mismo.
    Según el art 1973 del CC la prescripción de las acciones se interrumpe a través de tres fórmulas: por su ejercicio ante los tribunales, por reclamación extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de deuda por el deudor.
    el ejercicio extrajudicial del derecho; o sea por reclamación extrajudicial de la pretensión por parte del acreedor al deudor. La interrupción de la prescripción extintiva por vía de la reclamación extrajudicial es una singularidad del Derecho español. En este supuesto la interrupción se produce por la declaración expresa de voluntad hecha por el acreedor de hacer valer su derecho de cobro frente al moroso. Aunque esta declaración de voluntad del titular del derecho no está sujeta a ningún requisito por parte del Código Civil, y éste no exige ninguna fórmula instrumental para la reclamación extrajudicial.
    Así que, al menos en teoría, cualquier medio sería válido para realizar el requerimiento extrajudicial.
    La decisión final la tendrá el Juez que conozca del procedimiento judicial de reclamación de cantidad, y es el único que puede determinar en cada caso si la deuda ha prescrito o no ha prescrito.
    En relación a la deuda con Hacienda, hay que controlar cual ha sido la última notificación efectuada por la Agencia Tributaria.

  • laura
    laura Domingo, 12 Mayo 2013 14:42 Enlace al Comentario

    Hola, tengo deuda de telefonía de hace más de 4 años. He leído que prescribe salvo que se efectúe una nueva reclamación.

    Las reclamaciones que me han realizado han sido mediante correo ordinario a través de badexcug y demás gestorías, pero me mudé de domicilio y desde entonces no he recibido nada.

    Si no recibo nada (no sé si seguirán enviando cartas o no), ¿se considera interrumpido si no he recibido nada? ¿simplemente el hecho de que sigan enviando cartas por correo ordinario se considera que siguen reclamando la deuda?

    Y otra pregunta: tengo también una deuda con Hacienda por la declaración de IRP del 2007. La última notificación que tengo, es por embargo de cuentas en el 2012. La fecha para que prescriba cuenta desde la notificación de embargo? ¿o cuenta desde la última notificación de deuda?

    Tengo también una solicitud de aplazamiento denegada con fecha 30/11/2011. Estoy hecha un lío porque no sé desde qué fecha tengo que contar para saber si prescribe.

    Gracias

  • hugo cacers
    hugo cacers Martes, 09 Octubre 2012 02:22 Enlace al Comentario

    Buenas Noches agradeciaria una absolución a mi consulta: saque un prestamo Pignoratico en una entidad financiera y despues de 4 años me mandan una liquidación que debia 100 veces lo que saque si me prestaron 100 dolares, ahora dicen que le debo 10,000 dolares; es preciso indicar que núnca me han mandado una citación de cobro de deuda alguna; está liquidación me la exponen porque les solicite con una carta que era indebido que me hayan registrado en la central de riesgo; que hacer contra este abuso por parte de la financiera si ellos ya remataron mi Prenda dejadas en empeño

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML.

Nuestro "Twitter"